Horario : Lunes a Viernes 10h a 14h y de 16h a 19h
  Contacto : 968 964 940 / 689293249

Esta es la historia de un paciente afectado de acúfenos

Buenos días Sheila, quería expresar mi gratitud y os he preparado un comentario contando mi experiencia para publicarlo en redes sociales o en vuestra web si queréis. Te lo he puesto ya en el localizador de reseñas de google pero he tenido que recortarlo porque había limitación de palabras. Te paso el texto completo y si quieres que lo publique en algún sitio más me lo dices, o si tú lo quieres utilizar para algo tienes mi consentimiento!. Espero os guste!. Gracias!. David.

ESTA ES MI HISTORIA

Buenos días, si estás leyendo este comentario posiblemente puede que tengas algún problema de audición y estés buscando ayuda, por eso me gustaría compartir mi experiencia, por si te pudiera ayudar.

Me llamo David y tengo 49 años, tengo un problema de TINNITUS desde los 16 años. Mi  problema empezó en las fiestas del instituto para recaudar dinero para el viaje fin de curso. Cuando salía de la discoteca tenía un pitido fuerte en los oídos, que en principio tenían todos mis compañeros y después de varias horas se pasaba, hasta que un día dejó de pasarse y se me quedó permanente, por lo que he convivido con mi problema de tinnitus desde los 16 años hasta la fecha actual. Desde entonces he estado yendo periódicamente a las revisiones del otorrino en la seguridad social y desde entonces tuve que aceptar que mi problema según me repetían una y otra vez no tenía solución y había que aprender a vivir con él.

Pero en noviembre de 2018 hubo un punto de inflexión en mi problema, un tratamiento para solucionar un problema dental, los ultrasonidos de la fresadora me volvieron a lesionar mi ya delicado oído y los pitidos del tinnitus aumentaron a niveles que no había tenido antes. Era insoportable, el ruido estaba siempre, las 24 horas del día, …. no sabía qué hacer, rezaba para que por favor se calmara un poco y volver a la normalidad que tenía antes, pero pasaban las semanas y los pitidos no cesaban. El estrés y el agobio era tal, que empezaron a aparecer ideas suicidas por mi cabeza, si seguía ese pitido insoportable tendría que acabarlo de alguna manera y lo único que se me pasaba por la cabeza era la peor opción…!.

En mi desesperación pedí por favor que me adelantaran la cita de revisión de mi otorrino de la seguridad social y en pocas semanas pude ir a consulta. Le expliqué qué me había pasado, como me encontraba y lo desesperado que estaba. Tal fue su preocupación por mi caso, que el especialista me dijo que ellos no podía hacer más pero que tenía noticias de una clínica en Murcia especializada en problemas de audición con muy buenas referencias de pacientes con problemas parecidos a los míos que habían encontrado bastante mejoría.

En marzo de 2019 asistí por primera vez a esta clínica para hacerme un estudio completo de mi problema. Algo que me llamó la atención y que en un primer momento pensé que no tenía mucho sentido fue que tuve que realizar varios test de evaluación para objetivar mi estado de ánimo; ahora sí entiendo el sentido pero en su momento no supe entender la importancia de esta información, lo que sí recuerdo perfectamente es que cuando cumplimentaba el primer test las lágrimas de desesperación aparecieron y las ideas suicidas también. El test tiene 5 niveles, que se valoran de 1 a 100; nivel LEVE, BAJO, MODERADO, GRAVE y CATASTRÓFICO. Mi resultado inicial era de 94 sobre 100, o sea catastrófico, llegué desesperado, desahuciado. Desde el primer momento, la empatía, el ánimo, la esperanza y sobre todo que me explicaran tranquilamente qué me estaba pasando y cuál era mi problema en todos los sentidos, físico y mental, me empezó a dar tranquilidad.

Yo no suelo tomar medicamentos, intento evitarlos a toda costa y siempre he sido reacio a los tratamientos con ansiolíticos porque considero que solo calman los síntomas pero no actúan sobre la causa del problema. Pero tengo que reconocer que el tratamiento farmacológico inicial me ayudó a calmarme, relajarme y empezar a cambiar de perspectiva y poder normalizar la situación.

Hace unos días tuve mi revisión periódica, no te voy a contar que ahora estoy genial, que estoy recuperado totalmente, que el tinnitus ha desaparecido y que todo es maravilloso, porque eso pasa en las películas de los domingos por la tarde y no en todas!. Pero sí te quiero decir que de un nivel de 94, catastrófico, con ideas suicidas que tenía cuando llegué, he conseguido pasar a un nivel de 42, o sea moderado, tengo el problema pero estoy aprendiendo a llevarlo de la mejor manera posible en los diferentes escenarios y pruebas que me va poniendo la vida y lo más importante puedo llevar una vida normal. Tengo la tranquilidad de que si aumentara a niveles más altos actualmente ya disponemos de tecnología para poder corregirlos y sobre todo tengo esperanza de que en un futuro no muy lejano puede que haya una solución médica que sea definitiva.

Otra aspecto importante que también he estado obligado a trabajar a raíz de toda esta historia es lo increíble que es la mente humana, es capaz de transmitirnos energías muy poderosas tanto buenas como malas; es capaz de transmitir la fuerza del amor pero también la fuerza del odio, es capaz de darte lo que necesitas para sanar pero también para hacerte enfermar, y sobre todo en mi caso es capaz de darte tranquilidad pero también locura!. Te digo esto porque tengo comprobado que cuando me aparece el pitido si le digo a mi mente: “vaaa… no te preocupes por ese ruido, va y viene, unos días está más alto y otros días más bajo, pero en serio, no le hagas caso y sigue con tu vida”, mi mente se conforma, automáticamente deja de prestarle atención y el silencio vuelve otra vez a mí. Antes cuando hacía lo contrario, pensar que es insoportable y que no lo puedo aguantar, lo que mi mente me hacía pensar era en lo peor en lo que puede pensar un ser humano…

La vida nos pone pruebas, puede que no sean iguales para todos, por qué yo tengo que tener tinnitus y tú no, puede que incluso hasta nos enfademos por eso y es humano sentirse así,  pero creo que debemos “aceptar que las cosas son como son y no como a nosotros nos gustaría que fueran”, que todo lo que nos pase debe de ser por y para nuestro bien aunque no entendamos en este momento el por qué y sobre todo que la actitud positiva es la mejor opción que podemos tomar para sentirnos bien.

Por todo lo que he contado, quiero expresar mi gratitud a los profesionales que me han atendido en esta clínica, porque gracias a ellos he podido volver a encontrar momentos de SILENCIO y lo que es más importante, seguir llevando una vida NORMAL!.

GRACIAS!.

Atentamente,

 

Gracias a tí David, por tu enorme generosidad. Sabemos que tu testimonio ayudará a muchas personas. Estamos muy orgullosos, todo el equipo, del trabajo que has hecho durante estos meses, y nos alegra enormemente verte feliz.

Un fuerte abrazo.

El equipo de Clínica Templado.